Bienes y productos de consumo que llegan en buques portacontenedores gigantes desde el Atlántico y Pacífico hasta los  mercados de Europa; enormes graneleros que en sus bodegas guardan minerales, carbón o grano; y buques tanque que transportan el valioso petróleo crudo, derivados y productos químicos desde o hacia los centros industriales del continente…

Cada día, alrededor de un millón y medio de personas hacen posible con su trabajo que el mundo esté interconectado. Es la gente de mar, un colectivo formado por todas aquellas personas que trabajan en los buques y que son, en definitiva, responsables de llevar vida a cada rincón del planeta.

Por eso, durante la celebración de la Conferencia de Manila de 2010, la Organización Marítima Internacional decidió declarar el 25 de junio de cada año el Día de la Gente de Mar, como forma de expresar el pleno agradecimiento a la aportación única que realiza la gente de mar de todo el mundo al comercio marítimo internacional, la economía mundial y la sociedad civil.

DOSF-logos #4

Esta conmemoración es un reconocimiento a los riesgos que la gente de mar enfrenta en el cumplimiento de sus tareas diarias en un entorno frecuentemente hostil, alejados de su familia durante largos periodos de tiempo.

Y es que la gente de mar está expuesta, en ocasiones, a un trato injusto cuando sus buques se ven involucrados en accidentes, sufren abandonos en puertos extranjeros o navegan por zonas susceptibles de ser atacadas por piratas.

Entre las actividades conmemorativas de este Día, desde la OMI han organizado una campaña interactiva que, ya el año pasado, tuvo un gran éxito y generó muchas historias, videos, posts, noticias o artículos de opinión en todo el mundo. Los mensajes de Twitter llegaron a más de 10 millones de personas, mientras que Facebook superó los 300.000 usuarios.

Para esta cuarta edición, el lema escogido es “La gente de mar me trajo…”.

Se trata de una llamada al reconocimiento colectivo, teniendo en cuenta que todos participamos de su trabajo. Sólo hay que pensar en alguna pertenencia que haya llegado a nuestras manos vía marítima: la comida, el coche que conducimos…

Así pues, para unirse a la campaña 2014 basta con completar la frase “Seafarers brought me… ” y publicarlo en las redes sociales con el hashtag #thankyouseafarer.