El juzgado de Instrucción nº 4 de La Línea ha iniciado una investigación, declarada secreta, para determinar si son ilícitas las actividades del barco “Endeavour”, interceptado en aguas de Alborán, frente a las costas malagueñas, por patrulleros de la Armada movilizados desde Cartagena cuando buscaba presuntamente pecios.

El “Endeavour” permanece retenido y custodiado por la Guardia Civil en el puerto de Algeciras, hasta donde llegó escoltado por el patrullero de altura “Infanta Elena”. Este patrullero habría interrumpido las indagaciones de la supuesta nave cazatesoros que estaría buscando patrimonio histórico español en aguas de soberanía nacional.

El juzgado investiga bajo secreto de sumario si la tripulación pudo cometer algún delito contra el patrimonio histórico español. Desde la Guardia Civil confirmaron que el barco se encuentra formalmente inmovilizado tras ser inspeccionado en aguas de Alborán.

Fuentes judiciales señalaron, además, que esa inspección se ha prolongado en el puerto algecireño, donde los agentes están revisando en profundidad la nave en busca de indicios de presunta actividad de expolio como piezas rescatadas del mar. Por ahora no ha trascendido si han encontraron algo más que instrumental electrónico utilizado para detectar en el fondo marino restos arqueológicos.

Las operaciones del “Endeavour” en el Mediterráneo occidental eran controladas desde hace días por el Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (Covam) que la Armada tiene en la Capitanía de Cartagena. Las autoridades navales decidieron su apresamiento después de comprobar que su navegación respondía a los patrones clásicos de búsqueda de pecios.

El barco cazatesoros tiene pabellón de Togo y pertenece a la empresa de exploraciones marítimas Hallstrom Holdings, con sede en Singapur. En diciembre del año pasado ya fue expulsado de la misma zona otro barco de la misma compañía, el “Seaway Invincible”, cuando realizaba labores similares.

Fuente: La Voz DigitalEl juzgado de Instrucción nº 4 de La Línea ha iniciado una investigación, declarada secreta, para determinar si son ilícitas las actividades del barco “Endeavour”, interceptado en aguas de Alborán, frente a las costas malagueñas, por patrulleros de la Armada movilizados desde Cartagena cuando buscaba presuntamente pecios.

El “Endeavour” permanece retenido y custodiado por la Guardia Civil en el puerto de Algeciras, hasta donde llegó escoltado por el patrullero de altura “Infanta Elena”. Este patrullero habría interrumpido las indagaciones de la supuesta nave cazatesoros que estaría buscando patrimonio histórico español en aguas de soberanía nacional.

El juzgado investiga bajo secreto de sumario si la tripulación pudo cometer algún delito contra el patrimonio histórico español. Desde la Guardia Civil confirmaron que el barco se encuentra formalmente inmovilizado tras ser inspeccionado en aguas de Alborán.

Fuentes judiciales señalaron, además, que esa inspección se ha prolongado en el puerto algecireño, donde los agentes están revisando en profundidad la nave en busca de indicios de presunta actividad de expolio como piezas rescatadas del mar. Por ahora no ha trascendido si han encontraron algo más que instrumental electrónico utilizado para detectar en el fondo marino restos arqueológicos.

Las operaciones del “Endeavour” en el Mediterráneo occidental eran controladas desde hace días por el Centro de Operaciones y Vigilancia de Acción Marítima (Covam) que la Armada tiene en la Capitanía de Cartagena. Las autoridades navales decidieron su apresamiento después de comprobar que su navegación respondía a los patrones clásicos de búsqueda de pecios.

El barco cazatesoros tiene pabellón de Togo y pertenece a la empresa de exploraciones marítimas Hallstrom Holdings, con sede en Singapur. En diciembre del año pasado ya fue expulsado de la misma zona otro barco de la misma compañía, el “Seaway Invincible”, cuando realizaba labores similares.

Fuente: La Voz Digital