Con más de 200 años de historia, este museo naval contiene una colección de 10.500 piezas que se caracterizan por su riqueza y heterogeneidad, fruto de la tradición e historia marítima de nuestro país.

Los orígenes del museo se remontan a 1792 y nace como un  proyecto ilustrado para contribuir desde una perspectiva didáctica a la instrucción de los guardiamarinas. El entonces Museo de Marina en la Población de San Carlos en Cádiz inicia la recogida de materiales para formar las colecciones.

En la actualidad, esta institución se concibe como un proyecto vivo y abierto al gran público en el que, además de la conservación, estudio, exposición e incremento de sus fondos, se haga una labor de comunicación y educación de la historia marítima de España.

Así, sus objetivos prioritarios se enmarcan en el fomento del conocimiento en la historia de la Marina; la construcción naval; la náutica y sus ciencias auxiliares; la historia de los viajes marítimos y los descubrimientos; la arqueología subacuática; así, como el patrimonio inmaterial marinero.

El interior del museo alberga diversidad de materiales distribuidos en salas de exposiciones permanentes y temporales.

En el primer trimestre de 2013, un total de 31.020 personas han recorrido sus salas. Una cifra que muestra el incremento de visitantes iniciado en 2011.

Y es que un recorrido por sus estancias, donde encontraremos modelos de buques protagonistas de hazañas del pasado, cartografía e instrumentos astronómicos y de navegación usados por ilustres marinos, o la recreación fidedigna del camarote del Capitán, se convierte en un verdadero viaje a través del tiempo que invita a repetir.

Para un mejor conocimiento y disfrute de las colecciones, no hay que perderse lo que el museo define como “las 10 piezas claves”, un conjunto de singularidades como, por ejemplo, la carta universal de Juan de la Cosa, el modelo de galeón flamenco y del navío Real Carlos, el Compendio astronómico de Felipe II o el primer homenaje a Cristóbal Colón.

También destacan los 600 fondos en la colección de construcción naval con la que conocer la historia de la Armada española junto a casi 1.400 cuadros y estampas de escenas marinas, combates navales, vistas de puertos y ciudades, diversos tipos de buques y embarcaciones y retratos de los grandes protagonistas de la historia.

La visita se completa con las más de 1.000 piezas con las que conocer la evolución de la artillería y de las armas portátiles; los instrumentos científicos y astronómicos utilizados desde el siglo XV para navegar, en lo que supone una de las colecciones más importantes de España con más de 660 piezas; y, una serie de monedas romanas junto a medallas y condecoraciones históricas.

El recorrido finaliza con la muestra de 260 enseñas que contiene curiosidades como la única bandera existente de José I de Bonaparte, así como con una colección de etnografía.