La Comisión de Justicia del Congreso ha  aprobado con fecha 13 de mayo el proyecto de la ley de navegación marítima que, como próximo paso en su tramitación, será remitido al Senado.

Para San Simón & Duch, su aprobación va a poner fin a más de 125 años de vigencia del Libro III del Código de Comercio que, siendo un texto muy técnico y completo, es aún el actual régimen de cabecera del Derecho marítimo español, a pesar de estar ya muy desfasado con la realidad actual.

Con el nuevo texto, España pasará a contar con un moderno régimen general de Derecho Marítimo, algo muy esperado ya hace tiempo por el sector, que ahora ha de estar de enhorabuena tras la larga espera.

La nueva ley pretende, entre otros objetivos, engarzar el Derecho marítimo nacional con los distintos Convenios internacionales y las normas de la Unión Europea reguladores del negocio marítimo, poniendo fin a las supuestas contradicciones existentes en la actualidad entre el derecho nacional y los Convenios internacionales vigentes en España, dando así la seguridad jurídica necesaria.

Con la ley de navegación marítima, España se va a convertir en el único país del mundo que bajo un mismo texto va a tener regulada la gran mayoría del Derecho Marítimo.

Y aunque es posible que tenga poca aplicación práctica y se sigan utilizando los convenios internacionales, la nueva norma vendrá muy bien tanto en los supuestos internos como para contribuir a interpretar aquellos con aplicación del derecho internacional, además de ayudar a abrir la jurisdicción española a las reclamaciones marítimas con cláusulas de jurisdicción.

A lo largo de estos meses de tramitación en el Congreso, el objetivo principal del gran número de enmiendas presentadas por las distintas formaciones políticas, se ha centrado esencialmente en tres cuestiones:

  • dirimir la lucha tradicional en nuestro sector entre transitarios y consignatarios en cuanto a su responsabilidad por daños en la carga
  • a la limitación de responsabilidad de las sociedades de clasificación
  • a la jurisdicción para conocer de los litigios con implicaciones internacionales.