Caso Prestige

Caso Prestige

En noviembre de 2002, el petrolero “Prestige», con 77.000 toneladas de fuel oil pesado, se partió y hundió, dando lugar a uno de los siniestros marítimos de mayor magnitud y contaminación que se recuerdan.

Desde entonces, San Simón & Duch vino representando exitosamente en distintos frentes a los fletadores del buque y propietarios del cargamento que el mismo transportaba.