La necesidad de que los buques cambien de tripulación y de que los marinos vuelvan a casa al final de sus períodos de servicio han surgido como dos de los mayores retos a los que se enfrenta el sector del transporte marítimo como resultado de la pandemia de COVID-19. Ahora, el Secretario General de la OMI, Kitack Lim, ha aprobado una serie de protocolos diseñados para abordar estas cuestiones.

Elaborados por una amplia muestra representativa de asociaciones industriales mundiales que representan a diversos sectores del sector del transporte marítimo, los protocolos establecen medidas y procedimientos generales destinados a garantizar que los cambios de tripulación de los buques puedan tener lugar de forma segura durante la pandemia de COVID-19.

Los protocolos son, en el fondo, un llamamiento para que, siempre que las compañías navieras cumplan y se adhieran en general a las medidas que les son aplicables, los Gobiernos y sus autoridades nacionales competentes hagan todo lo posible para permitir que se produzcan cambios en la tripulación.

Los protocolos de amplio alcance contienen recomendaciones a las administraciones marítimas y otras autoridades nacionales pertinentes, como las autoridades sanitarias, aduaneras, de inmigración, de control fronterizo, portuarias y de aviación civil. Se refieren a las funciones de las compañías navieras, los agentes y los representantes, incluidas las agencias de tripulación y los marinos, y se extienden a los puertos marítimos, los aeropuertos y las líneas aéreas que participan en las operaciones de viaje para los cambios de tripulación de los buques.

El Secretario General de la OMI, Lim, dijo que apoya estos protocolos e insta a su aplicación. El texto completo figura en una carta circular de la OMI. En ella se invita a los Estados Miembros de la Organización y a las organizaciones internacionales a que utilicen los protocolos y los difundan entre las autoridades nacionales competentes.

El transporte marítimo y la gente de mar son vitales para las cadenas de suministro mundiales. Cada mes, alrededor de 150 000 marinos deben ser cambiados de lugar, hacia y desde los buques que operan, para garantizar el cumplimiento de las normas marítimas internacionales de seguridad, salud y bienestar de la tripulación, y la prevención de la fatiga. Pero, debido a las restricciones de COVID-19, un gran número de marinos están teniendo que ampliar su servicio a bordo de los buques después de muchos meses en el mar, sin poder ser reemplazados o repatriados después de largos períodos de servicio. Esto se considera insostenible, tanto para la seguridad y el bienestar de la gente de mar como para el funcionamiento seguro del comercio marítimo.

Los protocolos para el cambio de tripulación y la repatriación fueron elaborados BIMCO, la Cámara Naviera Internacional (ICS), IAPH, IFSMA, INTERTANKO, P&I Clubs, CLIA, INTERCARGO, InterManager, IPTA, IMCA, INTERFERRY, FONASBA, ITF y WSC. También tienen en cuenta la aportación de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

 

Fuente: OMI