Un barco con 2.100 toneladas de hortalizas y frutas partirá una vez a la semana del Puerto de Almería con destino al inglés Southampton. Este tonelaje se traduce en el transporte de 2.500 palets de 840 kilos cada uno.

Pilotado por la operadora inglesa Southampton Fruit Handling (SFH), se trata del proyecto de línea marítima de transporte de mercancías que unirá ambos puertos y que podría empezar a funcionar a finales de octubre 2013, coincidiendo con la recolección de las primeras frutas y hortalizas de la campaña.

La elección de Almería tiene como puntos clave tanto su gran volumen de producción como ofrecer una alternativa a su altísima dependencia del camión.

Además, teniendo en cuenta que esta iniciativa empresarial busca afianzar y consolidar un transporte que se constituya de forma estable, se prevé alcanzar los tres barcos semanales en dos años.

En este sentido, se plantea aumentar y abrir las posibilidades de carga a otros sectores punteros de esta provincia española como la industria auxiliar agrícola o la piedra natural.

Durante el mes de agosto han tenido lugar diferentes encuentros entre representantes del Puerto de Southampton y miembros de la Cámara de Comercio de Almería, así como de la Fundación Bahía Almeriport para concretar los últimos detalles de la operación.

El 4 de septiembre se mantendrá un nuevo encuentro con el objetivo de implementar sinergias para el impulso económico conjunto de ambas zonas territoriales, tomando como punto de partida la logística marítima y el turismo de cruceros.

Así, a esta importante cita, junto a representantes de ambas cámaras de comercio y de las dos autoridades portuarias, asistirán empresas vinculadas al sector agrícola entre las que se encuentran productores, receptores, importadores y representantes de las principales navieras que operan en el puerto de Southampton como base para el tráfico de cruceros.

Y es que el puerto inglés es uno de los más importantes receptores de barcos de cruceros de toda Europa, ya que en sus muelles atracan hasta 440 al año. Además, su terminal de contenedores es la segunda en volumen del país.

La infraestructura principal que usará SFH a su llegada a Almería será una nave de 2.500 metros perteneciente a una antigua cementera y que será acondicionada.

La naviera que operará la línea podría ser de procedencia nipona aunque este extremo no trascenderá oficialmente hasta que no se cierre la contratación. En cualquier caso, se garantiza que la marítima cuente con barcos modernos con tecnología punta para el transporte de productos perecederos.

En definitiva, la llegada de los operadores ingleses es una oportunidad de negocio que reportará beneficios para la actividad económica, agrícola y turística de la provincia.

Fuente: El Diario de Almería