Con el objetivo de reforzar la seguridad vial, reducir el fraude y disminuir el número de controles sobre las empresas, la Eurocámara ha aprobado una ley que prevé la introducción de controles más eficaces así como la incorporación de nuevos tacógrafos inteligentes en los camiones.

Así, esta normativa europea vendría a mejorar la ya existente sobre tiempo de descanso y conducción en los transportistas, logrando “un equilibrio entre la seguridad vial y las condiciones de trabajo, por un lado, y el respecto por la vida privada y los datos personales de los conductores, por otro”, señala la ponente de este tema en el PE, Silvia-Adriana Ticau.

Desde Bruselas se estima que, la introducción de tacógrafos inteligentes mejorará la aplicación de las normas y reducirá la carga administrativa de las empresas de transporte a medio y a largo plazo.

Las empresas de transporte estarán obligadas a instalar los tacógrafos inteligentes en todos los vehículos nuevos, como muy tarde en un plazo de tres años a partir del momento en que la Comisión especifique sus características técnicas.

Además, habrá un plazo de 15 años, que comenzará el mismo día, para que las empresas instalen los nuevos aparatos en toda su flota de transporte profesional.

La principal característica de estos aparatos es que graban automáticamente la distancia y la velocidad del camión, así como el punto de partida y destino final. También permiten el control remoto de los datos.

De esta forma, su capacidad de transmisión de datos vía wifi va a hacer posible que las autoridades responsables controlen los vehículos a distancia sin necesidad de pararlos. Con ello, además, se centran esfuerzos en vigilar con más detalle aquellos camiones con datos dudosos.

Quedan exentos de esta nueva normativa los camiones de menos de 7,5 toneladas siempre que los materiales, equipamiento o maquinaria que transportan sean necesarios para el trabajo del conductor, y en desplazamientos dentro de un radio de 100 kilómetros desde la sede de la empresa.