Se prevé que el tráfico de mercancías que transitan por los puertos de la UE aumente en un 50 % de aquí a 2030.

Este aumento es una oportunidad para el crecimiento económico y la creación de empleo. Según las estimaciones de la Comisión Europea,  de aquí a 2030 podrán crearse entre 110.000 y 165.000 puestos de trabajo en los puertos. Pero los puertos europeos deberán adaptarse para ser competitivos y hacer frente al creciente tráfico.

Por esta razón, desde Europa se ha puesto en marcha una nueva iniciativa para mejorar las operaciones portuarias y las conexiones de transporte en 319 puertos marítimos referenciados como esenciales del litoral europeo.

Las nuevas propuestas permitirían ahorrar a la economía europea hasta 10.000 millones de euros en 2030 y contribuirían a desarrollar nuevos enlaces marítimos de corta distancia.

Las directrices y las modificaciones legislativas propuestas ayudarán a los operadores portuarios a mejorar sus servicios e instalaciones y les garantizarán una mayor autonomía financiera.

En este sentido, el Vicepresidente Siim Kallas, Comisario Europeo de Movilidad y Transportes, ha declarado que las propuestas presentadas “permitirán a los servicios portuarios europeos entrar en el siglo XXI, ayudarán a atraer inversiones y crearán puestos de trabajo allí donde son más necesarios”.

Entre las novedades propuestas, la Comisión apunta la conveniencia de establecer procedimientos más transparentes y abiertos para la designación de los prestadores de servicios portuarios. Se establecerán normas para evitar posibles abusos de precios por parte de los operadores con derechos exclusivos. Para una mayor atención al cliente, la propuesta instaura un comité consultivo de los usuarios del puerto.

Con objeto de aumentar la eficacia, la Comisión presentará antes del verano propuestas destinadas a reducir la burocracia y los trámites administrativos en los puertos (las denominadas propuestas del «cinturón azul»).

Además, para mejorar las conexiones con el interior, la financiación de la UE en virtud del Mecanismo para la interconexión en Europa tendrá un nuevo enfoque en los proyectos portuarios ya identificados como prioritarios y en las conexiones de los puertos con la red ferroviaria, fluvial y viaria.

La propuesta amplía la libertad de los puertos para recaudar las tasas por infraestructura y refuerza la transparencia en materia de fijación de tasas y de utilización de fondos públicos.

A partir de junio, la Comisión creará un Comité de diálogo social para los puertos, que permitirá a trabajadores y empresarios debatir y abordar cuestiones relacionadas con el trabajo portuario. La Comisión proporcionará apoyo técnico y administrativo a los trabajos de este Comité y evaluará sus avances en 2016.

Esta iniciativa forma parte de la acción clave sobre el transporte marítimo anunciada en el Acta del Mercado Único II adoptada por la Comisión en octubre de 2012. Complementa otras iniciativas de la Comisión como la futura directiva sobre la adjudicación de contratos de concesión (que se aplicará a las concesiones sobre manipulación de la carga en los puertos y en las terminales de pasajeros) que establece procedimientos comunes y refuerza la transparencia para garantizar la adjudicación de concesiones de forma no discriminatoria.

Además, incluye una comunicación que revisa la política portuaria europea y anuncia ocho actuaciones de la Comisión y una propuesta legislativa dirigida al Parlamento Europeo y al Consejo con el fin de introducir las nuevas disposiciones legales necesarias para materializar la política y los objetivos.