El Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) acaba de concluir su misión en la que un grupo de 19 expertos ha observado durante 10 días los trabajos descontaminantes que las autoridades niponas están desarrollando en la central nuclear de Fukushima.

El objetivo de la misión es revisar los planes de desmantelamiento de la central que Japón está llevando a cabo tras el accidente nuclear con una inversión de 30.000 millones de euros.

En su informe preliminar, este grupo presidido por el español Juan Carlos Lentijo, admite que se han conseguido avances pero también que “la situación sigue siendo muy compleja”.

Así, a la vez que se reflejan una serie de logros, el OIEA apunta una seria de recomendaciones.

Como medida más polémica, el informe sugiere que la central repita “de manera controlada” los vertidos de aguas contaminadas al mar, una cuestión que está siendo muy criticada por los ecologistas.

En este sentido, se sugiere al operador de la central, Tokio Electric Co. (TEPCO), que  mejore su tratamiento del agua contaminada, ahora almacenada en contenedores, y que contemple la posibilidad de «volver a realizar descargas controladas de acuerdo con los límites autorizados». Antes de hacerlo, TEPCO deberá realizar los correspondientes informes de impacto medioambiental y de seguridad.

Y es que hay que tener en cuenta el elevado volumen de agua contaminada que aún queda concentrada en la zona.

Además destaca como factor mejorable «prevenir que el agua subterránea entre a los edificios de los reactores». Esta agua, que se filtra de manera natural desde unas colinas cercanas, se mezcla en el subsuelo de la central con el líquido contaminado que se usa para refrigeración, y se ha comprobado que acaba en el mar.

Finalmente, el informe preliminar aconseja al regulador nuclear japonés que mejore el control de la radioactividad en el ecosistema marino con las mediciones de diferentes laboratorios, si bien también admite los esfuerzos realizados en este punto.

El equipo del OIEA tiene previsto entregar su informe definitivo a finales de enero 2014.

Fuente: RTVE