La ocurrencia de un camionero de Carolina del Norte, Malcolm McLean, dio lugar hace ahora 50 años al inicio del transporte de mercancías en contenedores y a una auténtica revolución. MacLean fundó en los 60 la compañía Sea-Land, En su actividad como naviero se dio cuenta que el transporte de mercaderías a granel era caro e ineficiente. Se le ocurrió la idea que los bienes debían transportarse en contenedores metálicos y pensó que podría utilizar “trailers” de camiones, sacándole las ruedas.

Para poner en práctica este proyecto, compró dos buques tanques que mandó a reacondicionar a un astillero que tenía entonces la Bethlehem Steel.

Los dos barcos eran el Ideal X y el Almena, cuya transformación les permitía transportar los “trailers” separados de los camiones y que entraron en servicio el año 1956. El 26 de abril de 1956 una grúa levantó 58 “trailers” de camiones, de 35 pies, de aluminio, sin ruedas y los cargó en el Ideal X en el puerto de Newark, New Jersey. Cinco días después el barco zarpó hacia el puerto de Houston, donde fue recibido por 58 camiones que recibirían los nuevos “trailers”, para llevarlos a quienes estaban designados. Así empezó lo que puede llamarse la revolución del contenedor.