Se ha producido un vertido de 7 metros cúbicos al mar de un producto tóxico y nocivo, la anilina, procedente del buque “Anilina One”, durante la operativa de descarga en el muelle.

Estas han sido las variables con las que ha arrancado el simulacro de emergencia química organizado por el Port de Tarragona y Capitanía Marítima en las instalaciones de un hipotético muelle “QuímicaPort”.

Se trata del primer simulacro que se realiza en un puerto español por un vertido de sustancias químicas, según el nuevo Real Decreto 1695/2012, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Sistema Nacional de Respuesta ante la contaminación marina.

Además, este simulacro ha permitido verificar en la práctica el Plan Interior Marítimo, que se espera tener validado y aprobado definitivamente por parte del Ministerio de Fomento, antes de final de este año 2013.

En el ejercicio se ha simulado el paso de la fase de alerta a la fase de emergencia en situación 0, para pasar posteriormente a situación 1. Esta situación tiene como consecuencia la activación del Plan Marítimo Nacional (PMN), así como del Plan Territorial correspondiente, ambos en fase de alerta.

Asimismo, se han podido analizar las medidas de protección de las instalaciones portuarias afectadas del muelle de la Química y de la propia empresa participante Vopak Terquimsa, a la vez que se ha realizado el seguimiento y la coordinación de las actuaciones de los diferentes grupos actuantes que se cifra en torno a un centenar de efectivos humanos.

Así, entre los grupos participantes, junto a la Autoridad Portuaria de Tarragona y la Capitanía Marítima, el simulacro ha contado con efectivos de la Guardia Civil, los Bomberos, Salvamento Marítimo, Protección Civil y personal sanitario.

Entre el grupo de observadores cabe destacar a los ayuntamientos costeros de Tarragona, Vila-seca, Salou y Cambrils; la AEQT, las demás terminales portuarias de Tarragona y representantes de las administraciones locales y estatales.

Las actuaciones necesarias para el control de la emergencia así como la movilización de los medios humanos y materiales que se han utilizado en la intervención han sido coordinadas por el director de la emergencia, el Capitán Marítimo, Óscar Villar, y el director de Instalaciones y Medio Ambiente del Port de Tarragona, Carles Segura, quienes han coincidido en destacar que “el Port de Tarragona es un ejemplo a seguir por parte de los puertos del Estado español, al ser pioneros con este simulacro de emergencia química”. Ambos han valorado positivamente “la realización del ejercicio y la gran coordinación de todos los participantes, tanto administraciones públicas como empresas privadas participantes en el simulacro.”